"Vosotros sois mis amigos y la prueba más grande de Amor que alguien puede hacer por sus amigos es dar la Vida por ellos. Juan 15:13"

Recuerdo una vez que caminé junto a un riachuelo de Texas hace muchos años con mi cuñado Ed y David, su hijo de tres años. Mientras caminábamos, David había estado recogiendo piedras lisas y redondas de la corriente. Las llamaba "cerditos" porque su forma redonda le hacía pensar en cerditos.

David se metió una serie de "cerditos" en los bolsillos, y cuando se le terminaron los bolsillos, comenzó a llevarlos en los brazos. Después de un rato empezó a tambalearse bajo el peso de las piedras y se quedó atrás. Era evidente que sin nuestra ayuda nunca llegaría a la casa, por lo que Ed dijo: "Ven, David, déjame cargar tus cerditos."

El rostro de David se cubrió de renuencia por un momento, y luego se iluminó. "Ya sé – dijo -- . Tú me cargas a mí y yo cargo a mis cerditos."

Muchas veces he pensado en ese incidente y en mi propia insistencia infantil en que debo llevar mi propia carga. Jesús ofrece llevar todas mi cargas, pero yo me resisto por terquedad y orgullo. "Tú me cargas a mí – digo -- , pero yo cargo mis "cerditos".

"¡Piénsalo bien, no deberías tratar de llevar todas tus cargas tú solo! cuando Jesús te pide que eches "toda [tu] ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de [ti]" (1 Pedro 5:7).

¿Has puesto hoy TODOS tus "cerditos" en los fuertes brazos de Jesús?

Mateo 11:28
"Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar".

Salmos 55:22
"Echa sobre el Señor tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo".

INGRESE SU MAIL

TOTAL DE VISITAS

EN VIVO ...

CANAL EN VIVO