"Vosotros sois mis amigos y la prueba más grande de Amor que alguien puede hacer por sus amigos es dar la Vida por ellos. Juan 15:13"

El Alma

¿Qué es el alma? Muchos creen que el alma está dentro del cuerpo y que es algo que sale del cuerpo en ocasión de la muerte. Este error existe debido a que muchos no saben verdaderamente lo que es el alma.

Antes que nada, “alma” y el “espíritu” no es lo mismo. Muchas personas tienden a confundir estas dos cosas.

El espíritu es simplemente sinónimo de “aire soplado por Dios”; es el aire que Dios sopló a Adán cuando fue creado y que es transmitido a todos nosotros en el proceso del nacimiento. El espíritu es como una corriente eléctrica sobrenatural que le da vida al cuerpo y que todos llevamos en el cuerpo, incluyendo los animales. Mas adelante voy a presentar pruebas Bíblicas. El espíritu no oye, no ve, ni entiende, no ama, ni odia; es simplemente un soplo de Dios que vuelve a Dios en ocasión de la muerte, ya haya sido buena o mala la persona.

Eclesiastés 12:7 Y el polvo se torne á la tierra, como era, y el espíritu se vuelva á Dios que lo dió.

El alma es totalmente diferente al “espíritu”. El alma es la composición de dos cosas las cuales son: polvo de la tierra y soplo de Dios, o sea “espíritu”. Veamos como lo presenta la Biblia:

Génesis 2:7 Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fué el hombre en alma viviente.

El “soplo de vida” no es vida. La vida se forma cuando los dos elementos se juntan, el soplo más el polvo. Una vez que Dios juntó el “polvo” con el “soplo”, el hombre se convirtió en un “alma viviente” que es lo mismo que “ser viviente”.

El alma es el cuerpo mismo cuando está vivo, y en ocasión de la muerte el alma o ser vivo
simplemente deja de ser. En otras palabras, cuando el espíritu abandona el cuerpo, el alma o ser viviente muere.

Los animales también son almas. Ellos son compuestos de las mismas dos materias que el hombre, soplo y espíritu. Veamos el caso de cuando Dios ordenó a Noe que metiera los animales en el arca. Dios llamó a los animales “almas vivientes”.

Génesis 9:10 Y con toda alma viviente que está con vosotros, de aves, de animales, y de toda bestia de la tierra que está con vosotros; desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la tierra.

Hay muchos versículos que muestran que los animales son almas vivientes iguales que nosotros los humanos. Unos cuantos de ellos son los siguientes:

Salmos 74:19 No entregues á las bestias el alma de tu tórtola...

Apocalipsis 16:3 Y el segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y se convirtió en sangre como de un muerto; y toda alma viviente fué muerta en el mar.

Para ser más claro, la Biblia dice que todo ser viviente que tiene sangre es un alma:

Deuteronomio 12:23 Solamente que te esfuerces á no comer sangre: porque la sangre es el alma; y no has de comer el alma juntamente con su carne.

Levítico 17:14 Porque el alma de toda carne, su vida, está en su sangre: por tanto he dicho á los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre; cualquiera que la comiere será cortado.

La Biblia también compara a los anímales con los seres humanos. Los dos son iguales y van al mismo lugar en ocasión de la muerte. La única diferencia es que nosotros tenemos razón, libre albedrío, y los animales no.

Eclesiastés 3:19-20 Porque el suceso de los hijos de los hombres, y el suceso del animal, el mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros; y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia: porque todo es vanidad. Todo va á un lugar: todo es hecho del polvo, y todo se tornará en el mismo polvo.

Esto está muy claro. Los animales tienen soplo (aliento) al igual que los hombres y todo vuelve a su lugar de origen en ocasión de la muerte.

Ser-viviente y alma es lo mismo. Esto quiere decir que el alma o el ser viviente muere en ocasión de la muerte. La Biblia dice que el alma o ser viviente que ha pecado ha de morir, mostrándonos claramente que el alma misma es la que muere:

Ezequiel 18:4 He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.

El alma también es sinónimo de vida. Lo que en realidad el versículo anterior quiere decir es que “la vida del padre, y la vida del hijo le pertenecen a Dios; y el ser viviente que pecare, ese morirá”. Por eso es que todos morimos. Si el alma fuera algo que se encuentra dentro del cuerpo. Entonces solamente el alma moriría y no el cuerpo. Pero no es así. Esto contradice ya lo que muchos cristianos modernos creen; que el alma no muere sino que viaja. Pero como a usted solo le interesa lo que dice la Biblia, ya usted sabe que el alma muere y que la energía, espíritu o soplo de todos nosotros vuelve a Dios que lo dio.

INGRESE SU MAIL

TOTAL DE VISITAS

EN VIVO ...

CANAL EN VIVO