"Vosotros sois mis amigos y la prueba más grande de Amor que alguien puede hacer por sus amigos es dar la Vida por ellos. Juan 15:13"
LA ÚLTIMA ADVERTENCIA
Una Nueva Organización

Hay muchos miembros Cristianos Adventistas que dicen que uno es divisionista y que no se puede abandonar una organización porque supuestamente Elena White dijo que no habrá una nueva organización en la tierra y el abandonar la antigua organización sería apostatar de la verdad:

“No podemos entrar ahora en una nueva organización; porque esto significaría apostatar de la verdad.” (LA IGLESIA REMANENTE, Pág. 112 – 113)

Hay que aclarar esta mala interpretación que se ha manipulado por los dirigentes Adventistas para mantener engañados, tomándole sus diezmos a los que quieren servir a Dios.

¿Se estaba refiriendo la profetiza a que no podemos abandonar la religión Adventista? La respuesta es NO, ella como todo Profeta de Dios, no se puede contradecir. Ella misma dijo que Dios puede organizar y formar otro pueblo cuantas veces él quiera en su santa voluntad:

(EVENTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS, Pág. 61 - 62)
Cuando una iglesia demuestra que es infiel a la palabra del Señor, cualquiera sea su posición, y por alta y sagrada que sea su vocación, el Señor ya no puede trabajar con ellos. Otros son entonces escogidos para llevar importantes responsabilidades. Pero si a su vez éstos no purifican sus vidas de toda acción incorrecta, si no establecen principios puros y santos en todos sus límites, entonces, dolorosamente, el Señor los afligirá y humillará, y, a menos que se arrepientan, los quitará de su lugar y hará de ellos un motivo de ignominia.-14MR 102 (1903).

Pienso que este párrafo que acabamos de ver está bien claro. Cuando Elena White dijo “una nueva organización”, ella se estaba refiriendo a las doctrinas Bíblicas que se estaban enseñando en esa época de la iglesia: Si usted lee con cuidado el párrafo donde ella lo dice, se dará cuenta de lo que estoy hablando:

(LA IGLESIA REMANENTE, Pág. 112 – 113)
El Señor ha declarado que la historia pasada se repetirá cuando lleguemos a la terminación de la obra. Cada verdad que él ha dado para estos últimos días debe ser proclamada al mundo. Cada columna que él ha establecido debe ser fortalecida. No podemos derribar ahora el fundamento que Dios ha puesto. No podemos entrar ahora en una nueva organización; porque esto significaría apostatar de la verdad (Apuntes, La Iglesia, N° 1. Escrito el 24 de diciembre de 1905).

Claramente, usted puede ver que ella dice: “cada verdad que él ha dado”, “Cada columna que él ha establecido”. Ella se refiere a que estas verdades organizadas no la podemos abandonar. Estas verdades deben ser proclamadas. Nótese que el objetivo es proclamar esas verdades.

Los que dicen que no podemos abandonar la religión adventista porque Dios no puede formar una nueva ponen a Dios como subordinado de esta organización y como un Dios sin poder.

Mateo 3:9 " …porque yo os digo, que puede Dios despertar hijos á Abraham aun de estas piedras".

(EVENTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS, Pág. 61)
El Señor Jesús siempre tendrá un pueblo escogido que le sirva. Cuando el pueblo judío rechazó a Cristo, el Príncipe de la vida, él les quitó el reino de Dios y lo dio a los gentiles. Dios continuará obrando en base a este principio con cada rama de su obra.

(SERVICIO CRISTIANO EFICAZ, Pág. 51)
La Iglesia ha dejado de seguir en pos de Cristo, su guía, y está volviéndose firmemente hacia Egipto.

Supongamos por un momento a que Elena White se refirió a que no podemos abandonar la religión Adventista para formar una nueva organización. Si fuera así, entonces ella se estaba refiriendo a que no podemos abandonar la antigua Iglesia Adventista de ese tiempo. Me refiero a sus prácticas, doctrinas, etc. No olvidando el Principio y la Misión con el cual se formo el Adventismo.

¿Si no debíamos abandonar la Iglesia Adventista para formar una nueva organización, entonces quien formó la nueva organización Adventista que existe hoy?

(MENSAJES SELECTOS TOMO I, Pág. 239)
El enemigo de las almas ha procurado introducir la suposición de que había de realizarse una gran reforma entre los Adventistas del Séptimo Día, y que esa reforma consistiría en renunciar a las doctrinas que están en pie como las columnas de nuestra fe y que había de comenzar un proceso de reorganización. Si se efectuara esta reforma, ¿qué resultaría? Los principios de verdad que Dios en su sabiduría ha dado a la iglesia remanente serían descartados. Sería cambiada nuestra religión. Los principios fundamentales que han sostenido la obra durante los últimos cincuenta años serían considerados como error. Se establecería una nueva organización. Se escribirían libros de una nueva orientación. Se introduciría un sistema de filosofía intelectual. Los fundadores de ese sistema irían a las ciudades y harían una obra maravillosa. Por supuesto, se tendría poco en cuenta el sábado y también al Dios que lo creó. No se permitiría que nada se interpusiera en el camino del nuevo movimiento. Los dirigentes enseñarían que la virtud es mejor que el vicio, pero habiendo puesto de lado a Dios, resolverían depender del poder humano, que no tiene valor sin Dios. Su fundamento estaría edificado sobre la arena, y la tormenta y la tempestad barrerían la estructura. ¿Quién tiene autoridad para comenzar un movimiento tal?...

¿No es esto exactamente lo que ha sucedido con la Iglesia Adventista? Diariamente se escriben nuevos libros que ocupan el lugar que deberían ocupar los libros de Elena White, en especial El Conflicto de los Siglos.

¿Sabe usted cuales son los dirigentes del nuevo Movimiento Adventista que van de ciudad en ciudad predicando? Piense por un momento en los evangelistas oficiales de la Iglesia Adventista que son pagados por la Conferencia General, ¿Cuál de estos predica en televisión secular un tema del mensaje del tercer ángel que diga que el sistema papal es la bestia y que el domingo su marca, el 666? La respuesta es nunca porque la Iglesia Adventista está metida en el ECUmenismo, es parte de la ONU y hasta tiene alianzas económicas con la Iglesia Católica.

Si no nos podemos salir de la Iglesia Adventista para formar una nueva organización como muchos dicen, entonces no transformemos la Iglesia Adventista en una nueva organización ECUménica que ya no predica las verdades establecidas por Dios y hagamos lo que hacían los Aadventistas antiguos como Elena White en su época. Esa era la verdadera Iglesia Adventista; la de hoy es una nueva organización. ¿Te quedarás en ella fortaleciendo su causa ECUménica o comenzarás a predicar los mensajes de los tres ángeles? Tuya es la decisión.

Gálatas 3:28 - 29 "No hay Judío, ni Griego; no hay siervo, ni libre; no hay varón, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente la simiente de Abraham sois, y conforme á la promesa los herederos".

Tema Extraido y reeditado de www.LasProfecias.Com

3 comentarios:

INGRESE SU MAIL

TOTAL DE VISITAS

EN VIVO ...

CANAL EN VIVO