"Vosotros sois mis amigos y la prueba más grande de Amor que alguien puede hacer por sus amigos es dar la Vida por ellos. Juan 15:13"
El Infierno

Muchos creen que el infierno es un lugar de tormento y fuego a donde van eternamente
los malos en ocasión de la muerte. En este tema asimilaremos lo que es el infierno y que es en realidad lo que sucede allí.

La palabra “infierno” es una palabra que utilizaron la mayoría de los traductores que convirtieron ciertas versiones de la Biblia al español. Donde quiera que usted lea en su Biblia la palabra “infierno”, en realidad era otra palabra la que se encontraba allí. Los traductores utilizaron la palabra infierno puesto que ellos determinaron que la población común no entendería las palabras originales. El problema es que cuando averiguamos cuales eran esas palabras originales, ninguna de ellas quiere decir “lugar de tormento en fuego”.

Las palabras originales del griego y hebreo fueron las siguientes:

Gehenna (griego, guéenna) = Lugar que existía para quemar basura afuera de Jerusalén.

Hades (griego, hád's) = Mundo bajo ó sepulcro (tumba) .

Seol (hebreo, she'ôl) = Estado invisible ó sepulcro (tumba) .

Tártaro (griego, Tartaróô) = Un abismo oscuro debajo del hades.

Estas palabras fueron las que se usaron originalmente en la Biblia los apóstoles y los profetas, no la palabra “infierno”. Un infierno que arde en fuego no existe. El infierno o mejor dicho “el lugar de tormento en fuego” será un evento que ocurrirá al fin de los mil años tal y como lo dice claramente el capitulo 20 de Apocalipsis. Durante este evento, es cuando Dios castigará a todos los malos y no cuando la persona muere:

Apocalipsis 20:7-10 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será soltado de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro extremos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlas para la batalla; el número de ellas es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró. Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Todas las personas que han vivido sobre la tierra y que nunca entregaron sus vidas ha Dios serán resucitadas por Dios después de los mil años. Dios los revivirá para pagarle a cada uno según sus obras en el lago de fuego:

Apocalipsis 20:5 Mas los otros muertos no volvieron a vivir hasta que sean cumplidos los mil años…

Apocalipsis 20:13-15 Y el mar dio los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fue hecho juicio de cada uno según sus obras. Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no fue hallado escrito en el libro de la vida, fue lanzado en el lago de fuego.

Mateo 13:40-41 De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad, Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes.

Note que la Biblia dice “según sus obras”. Esto quiere decir que ellos no van a quemarse eternamente sino por un plazo de tiempo según hayan sido sus obras. Cada persona se quemará en el lago por un tiempo diferente de la otra. Esto se debe a que sus pecados no fueron los mismos.

Una vez que todas las personas hayan sido quemadas, el fuego se apagará y solo quedarán cenizas. La Biblia dice que los que nos hayamos salvados pisaremos sus cenizas con nuestros pies:

Malaquías 4:1-3 Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno; y todos los soberbios, y todos los que hacen maldad, serán estopa; y aquel día que vendrá, los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, el cual no les dejará ni raíz ni rama. Mas á vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salud: y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Y hollaréis á los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día que yo hago, ha dicho Jehová de los ejércitos.

No se alarme usted por el hecho de que el fuego no es eterno. Esto se debe a que Dios es un Dios justo. Una persona que solamente robaba gallinas no puede quemarse eternamente igual que Hitler que fue un pecador empedernido que mató a más de seis millones de judíos.

También, analicemos otro caso. Imagínese una persona que mato a su hermano hace seis mil años y otra que mató a su hermano ayer. Ambas mueren y supuestamente van al “infierno” a quemarse por siempre. El que murió primero ya lleva y siempre llevará seis mil años más que el otro que murió ayer por el mismo pecado. ¿Es justo? No. La palabra de Dios es clara cada uno pagará conforme a sus obras.

Jeremías 17:10 Yo Jehová, que escudriño el corazón, que pruebo los riñones, para dar á cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Las personas malas que mueren en estos momentos y que han muerto en la historia son reservadas en sus tumbas hasta que sean resucitados después de los mil años. En el estado de muerte ellos no pueden ver, oír, hablar, ni pensar. La muerte es como cuando dormimos pero sin soñar. El tiempo pasa en un abrir y serrar de ojo.

2 Pedro 2:9 Sabe el Señor librar de tentación á los píos, y reservar á los injustos para ser atormentados en el día del juicio;

Otro detalle acerca del infierno es que las personas comunes creen que el infierno está debajo de la tierra. Se ha probado físicamente y científicamente que no existe tal lugar allí. Además, en toda la Biblia dice que el infierno será el mismo planeta tierra en que vivimos. Lo único que falta es que Dios le ponga fuego, y ya sabemos que esto sucederá después de los mil años:

Apocalipsis 20:9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y circundaron el campo de los santos, y la ciudad amada: y de Dios descendió fuego del cielo, y los devoró.

2 Pedro 3:10 Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella están serán quemadas.

Satanás, quien es el peor enemigo de Dios, también será atormentado en el lago de fuego por un tiempo que no sabemos y se volverá cenizas al fin de ese tiempo. El profeta Ezequiel nos cuenta de la siguiente manera:

Ezequiel 28:18 Con la multitud de tus maldades, y con la iniquidad de tu contratación ensuciaste tu santuario: yo pues saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y púsete en ceniza sobre la tierra á los ojos de todos los que te miran.

Ezequiel 28:19 Todos los que te conocieron de entre los pueblos, se maravillarán sobre ti: en espanto serás, y para siempre dejarás de ser.

Ni siquiera el Diablo que es el más malo se quemará eternamente como muchos creen. El dejará de existir para siempre. La gran mentira de que cuando una persona muere va al infierno es una creencia que proviene de naciones paganas, de la iglesia católica, y luego copiada por los protestantes que se separaron de ella durante los siglos pasados.

El creer que Dios va a quemar a los malos eternamente en fuego por un simple pecado que cometieron, a saber, por solamente 70 o 60 años de su vida no es razonable y pone a Dios como un juez injusto. La palabra segura de Dios dice que Dios pagará a cada uno según fuere sus obras, Apocalipsis 20:12-13.

INGRESE SU MAIL

TOTAL DE VISITAS

EN VIVO ...

CANAL EN VIVO